chihuailaf

ELICURA CHIHUAILAF  (Quechurewe, 1952) Estudió Obstetricia en la Universidad de Concepción, donde se tituló. Su obra poética es vastamente conocida en Chile y en el extranjero y ha sido traducida al italiano, alemán, inglés, holandés, sueco, francés, croata y húngaro. Ha sido invitado a leer sus textos en Holanda, Italia, Suecia, Francia, México,   Venezuela, Colombia y Argentina. Fue jurado del Premio Casa de las Américas - en la categoría Literaturas Indígenas- en La Habana, Cuba.
Sobre su obra ha expresado: Mis libros son un solo libro, al que agrego -o quito- poemas que, a su vez, para bien o para mal, modifico con frecuencia (ya sea en las lecturas públicas o en sus versiones editadas en trípticos o revistas); resultado un poco de exigir más a los textos a la mano y, sobre todo, como intento de situarme a orillas de la oralidad -aún vigente- de nuestra poesía. Recojo por eso también, y a modo de diálogo, textos que pertenecen a nuestra tradición literaria, es decir, a la memoria de nuestra gente.
Chihuailaf fue co-director de la revista Poesía Diaria y director de la revista de arte mapuche Kallfvpvllv/ Espíritu Azul, en Temuco
Entre los premios que ha obtenido por su labor, están: Primer Premio Concurso Nacional de Poesía Cenpros, Talca (1986), Premio Mejores Obras Literarias, Consejo Nacional del Libro y la Lectura, Santiago (1994), Premio Municipal de Literatura (categoría poesía), Santiago (1997), Mención Premio Municipal de Literatura (categoría ensayo), Santiago (2000)
 

OBRAS PUBLICADAS.

El Invierno y su Imagen. Edición mimeografiada. Talcahuano, 1977.
Poemas de la Tierra. Plaqueta. Ed. Latrodectus. Temuco, 1982.
Marta Lefimil (Testimonio). Folleto. Ediciones Liwen. Temuco,19991.
Au Nord de Gabrielle Milli. (Traducción) Edición Sindicato de escritores Noruegos y Poesía Diaria, Temuco, 1993.
En el País de la Memoria. Ed Particular. Temuco, 1988.
El Invierno, su Imagen y Otros Poemas Azules. Editorial Alternativa. Santiago, 1991.
De Sueños Azules y Contrasueños. Editorial Universitaria. Santiago, 1996 (Primera Edición) Ed. Universitaria y Ed. Cuarto Propio, Santaigo, 2000 (Segunda Edición)
Todos los Cantos. Antología, prólogo y versión en mapuzugun de poemas de Pablo Neruda. Editorial Pewen. Santiago, 1966.
Recado Confidencial a los Chilenos. Ensayo. Editorial Lom, Santiago, 1999.
 
 


SELECCIÓN.





CHEW AMUAY TAÑI PU WE VL

Kañpvle miyawmen: Ñamlu iñche gvmayawvn
Kiñe am chumgechi rume pelontuam ta eymi
Fvtra kura ka lil inaenew
Welu ta wiñon ka ayvwvngey tami rayen
Ñuke, Chew amuay tañi pu we vl?
 

ADONDE IRAN MIS NUEVOS CANTOS

Lejos anduve: Perdido, llorando
Un alma en todo caso alumbrado de ti
Riscos y barrancos me persiguieron
Pero he vuelto y me alegran mis flores
Madre, ¿adónde irán mis nuevos cantos?
 
 

KALLFV PEWMA MEW

Ñi Kallfv ruka mu choyvn ka ñi tremvn wigkul mew mvley wallpaley walle mu, kiñe sause kamapu aliwen, , kiñe pukem chi choz aliwen rumel tripantu mu -kiñe antv allwe kochv ulmo reke-, ka tuwuwaymanefi chillko ta pu pinza rvf chi kam am trokiwiyiñ, kiñe rupa kvnu mekey!
 Pukem wamfiñ ñi tranvn ti pu koyam ti llvfkeñ mew wvzam tripalu. Zumzum nar chi antv mu tripalkiyiñ, pu mawvn mu ka millakelv nar chi tromv mu, yeme ketuyiñ ufisha -kiñeke mu gvmañpekefiñ ka kura  ñi nvtramkaken ta kulliñ lan mu egvn, weyel kvlerpun mu pu ko egvn-
 Pun fey allkvtukeyiñ vl, epew, konew ka fill ramtun inal kvtral mew, neyentu nefiyiñ ti nvmvn kvtral kofke ñi kuku ka ñi ñuke ka ñi palu Maria, welu ñi chaw egu tañi laku egu -Lonko lechi lof mew- welu kvme az zuwam pukintu keygu
 Pichikonagen chi zugu nvtram kaken welu ayekan chi pu kom zugu no. Welu fey mu kvme kimlu ti vlkantu trokiwvn. Fillantv pvram niel chi mogen, welu pichike inakan zugu no wilvf tripachi kvtral, pu ge mu, pu kvvwv mu
 Laku mu metanieenew ñi kuku allkvken wvne ti kuyfike zugu tati aliwen egu ka kura ñi nvtramkaken ta kulliñ ka ta che egu. Fey kamvten, pikeenew, kimafimi ñi chum kvnvwken egvn ka allkvam ti wirarchi zugu allwe ellkawvn mu kvrvf mew
 Ñi ñuke reke wvla, kisu ñvkvfkvlekey che mu rume pekan llazkvkelay. Fey pekefiñ ñi wall trekayuwken, tuwaykvmekey ñi kuliw, poftun mu ti lvg kalifisa. Feyti fvw fey kvme pun ga witralkvley kvme ñimin zewkvlerpuy
 
 

SUEÑO AZUL

La casa azul en que nací está situada en una colina rodeada de hualles, un sauce, nogales, castaños, un aromo primaveral en invierno -un sol con dulzor a miel de ulmos-, chilcos rodeados a su vez de picaflores que no sabíamos si eran realidad o visión  ¡tan efímeros!
 En invierno sentimos caer los robles partidos por los rayos. En los atardeceres salimos, bajo la lluvia o los arreboles, a buscar las ovejas -a veces tuvimos que llorar la muerte de alguna de ellas, navegando sobre las aguas-
 Por las noches oímos los cantos, cuentos y adivinanzas a orillas del fogón, respirando el aroma del pan horneado por mi abuela, mi madre, o la tía María, mientras mi padre y mi abuelo -Lonko de la comunidad- observaban atención y respeto
 Hablo de la memoria de mi niñez y no de una sociedad idílica. Allí, me parece, aprendí lo que era la poesía. Las grandezas de la vida cotidiana, pero sobre todo sus detalles: el destello del fuego, de los ojos, de las manos
 Sentado en las rodillas de mi abuela oí las primeras historias de árboles y piedras que dialogan entre sí, con los animales y con la gente. Nada más, me decía, hay que aprender a interpretar sus signos y a percibir sus sonidos que suelen esconderese en el viento
Tal como mi madre ahora, ella era silenciosa y tenía una paciencia a toda prueba.. Solía verla caminar de un lugar a otro, haciendo girar el huso, retorciendo la blancura de la lana. Hilos que en el telar de las noches se iban convirtiendo en hermosos tejidos
Como mis hermanos y hermanas -más de una vez- intenté aprender ese arte, sin éxito. Pero guardé en mi memoria el contenido de los dibujos que hablaban de la creación y resurgimiento del mundo mapuche, de las fuerzas protectoras, de volcanes, de flores y aves
También con mi abuelo compartimos muchas noches a la intemperie. Largos silencios, largos relatos que nos hablaban del origen de la gente nuestra, del Primer Espíritu Mapuche arrojado desde el Azul. De las almas que colgaban en el infinito como estrellas. Nos enseñaba los caminos del cielo, sus ríos, sus señales. Cada primavera lo veía portando flores en sus orejas y en la solapa de sus vestón o caminando descalzo sobre el rocío de la mañana. También lo recuerdo cabalgando bajo la lluvia torrencial de un invierno entre bosques enormes. Era un hombre delgado y firme
Vagando entre riachuelos, bosques y nubes, veo pasar las estaciones: Brotes de Luna fría (invierno), Luna del verdor (primavera), Luna de los primeros frutos (fin de la primavera y comienzo del verano), y Luna de los brotes cenicientos (otoño)
Salgo con mi madre y  mi padre a buscar remedios y hongos. La menta para el estómago, el toronjil para la pena, el matico para el hígado y para las heridas, el corallillo para los riñones -iba diciendo ella. Purukeygvn, purukeygvn, tati pu lawen ta mawizantu mu! Bailan, bailan, los remedios de la montaña! -agregaba él, haciendo que levantara hierbas entre mis manos
Aprendo entonces los nombres de las flores y de las plantas. Los insectos cumplen su función. Nada está de más en este mundo. El universo es una dualidad, lo bueno no existe sin lo malo. La tierra no pertenece a la gente. Mapuche significa Gente de la Tierra -me iban diciendo
En el otoño los esteros comenzaban a brillar. El espíritu del agua moviéndose sobre el lecho pedregoso, el agua emergiendo desde los ojos de la tierra. Cada año corría yo a la montaña para asistir a la maravillosa ceremonia de la Naturaleza. Luego llegaba el invierno a purificar la tierra para el inicio de los nuevos sueños y sembrados
A veces los pájaros guairaos pasaban anunciándonos la enfermedad o la muerte. Sufría yo pensando que alguno de los mayores que amaba tendría que encaminarse hacia las orillas del Río de las Lágrimas, a llamar al balsero de la Muerte, para ir a encontrarse con los Antepasados y alegrarse en el País Azul. Una madrugada partió mi hermano Carlitos. Lloviznaba, era un día ceniciento. Salí a perderme en los bosques de la imaginación (en eso ando aún). El sonido de los esteros nos abraza en otoño
Hoy, les digo a mis hermanas Rayen y América: Creo que la poesía es sólo un respirar en paz -como nos lo recuerda nuestro Jorge Teillier-, mientras como Avestruz del Cielo por todas las tierras hago vagar mi pensamiento triste. Y a Gonza, Gabi, Cawi, Malen y Beti, les voy diciendo:
Ahora estoy en el Valle de la Luna, en Italia, junto al poeta Gabriele Milli. Ahora estoy en Francia, junto a mi hermano Arauco. Ahora estoy en Suecia, junto a Juanito Cámeron y a Lasse Söderberg. Ahora estoy en Alemania, junto a mi querido santos Chávez y a Doris. Ahora estoy en Holanda, junto a Marga, a Gonzalo Millán y a Jimena, Jan y Aafke, Juan y Kata
Llueve, llovizna, amarillea el viento en Amsterdam. Brillan los canales en las antiguas lámparas de hierro y en los puentes levadizos. Creo ver un tulipán Azul, un molino cuyas aspas giran y despegan. Tenemos deseos de volar: ¡Vamos!, que nada turbe mis Sueños -me digo. Y me dejo llevar por las nubes hacia lugares desconocidos por mi Corazón.
 

NIENLOLU VY TAÑI NEWEN
TA IÑCHE

Pewman ta we Kvyen mew, pi
Ka kvzawkefiñ ta lelfvn
Petu ñi zugu genen
Ka rayen rume genon femvn
(welu zoy alv kamapu)
Tvfawvla ñi pu ñawe zewmalkefiñ
lien ruka
ka kvrvf negvmvñ ma meke enew
    ñi logko
pvrakawellkvlen wente relmu
Witrunko ta iñche
Umawtulen amuley lafken  iñche mew
Ka nepey ta mawizantu
Nienolu vy tañi newen ta iñche, pi
Tuway manechi antv: Tami vl.
 

PORQUE SOY LA FUERZA
DE LO INNOMBRADO
 

He soñado en la luna
creciente -dice
y he trabajado los campos
Antes que las palabras
y que las flores fui
(y más lejos)
Para mis hijas construyo
la casa de plata
mientras con el cabello al viento
cabalgo sobre el arco iris
Soy el agua que corre
Dormido va el mar en mí
y despierta la montaña
Porque soy la fuerza de lo
innombrado , dice
corona del sol : Tu canto.
 

TAMI TREMOAM TA KVPAN, PIENEW TI FOYE

Tami tremoam ta kvpan, pienew ti Foye
Kvpage ka gvmituge ñi tapvl, ñi fvn, pipiyeenw
Wallpapvle kvpay mi kvmemke zomo machi
 ñi kvmeke wentru machi
meli trokiñ mapu mew, meli trokiñ ko mew
gillanzuguayu, pipiyeenew ñi pu newen
mi pu fvw  kechi kalvl mew, mi pu foro mew,
mi mollfvñ mew
Kam rupa  elimi am taiñ pu che?
Pvraman tañi llellipun, pifiñ
Ay, ñi pu rakizwam wvzaygu ñi lewfvmu ñi piwke:

Feyta nomekintun chi Elvgkura, iñche mu, pimi
Oo! Genechen, kvpatulen tami kochv kvrvf
 Tami newen, tami neyen
Feyta ta vlkantu fegeay, pimi wvlmeketew
 Kallfvkawell zugun
Wenu Mapu mu kvtu puway ñi Pewma mu
Tati kalvl zugulefi tati pu kayñe mi werken
Zuguli ta allkvenew ñi kimvn anvmka lawen mew
 Ka pu rayen mu. Femgechi feypimi
Iñche rupa goymafun ñi pu Fvchakecheyem
 ñi gvlam
Fey mu fewla kutrankvlen
Ñi rakizwam wvza tripaygvn ñi Lewfvlen
 Piwke mu

Azkintuen, petu pewman fey mu petu pvran
tami tapvl mew
Feyti puliwen Kallfv traytrayko gvforvmapaenew
ñi mvllfvwvn ñi ko mew
Pvran, pvrayu, welu tvgvm enew challwa
ñi ñochi zugun
Feyka trekan ti nvmvn tripachi mawizantu mu
Ka rumen mu purun. Kisu mu pvltrvley ñi newen
Kvmeke pelontun ka kvmeke Pewma tuway manieyu
Gvman may fey mu, gvman, rofvlnienew ñi Foye ñi Pvllv.
 
 
 

PARA SANARTE VINE, ME HABLÓ EL CANELO

Para sanarte vine, me habló el árbol sagrado
Ve y recoge mis hojas, mis semillas
me está diciendo
De todas partes vinieron tus buenas machi
mis buenos machi
desde las cuatro tierras, desde las cuatro aguas
mediaremos, me están diciendo sus poderes
en tus nervios, en tus huesos, en tus venas
¿O deseas acaso abandonar a nuestra gente?
Elevaré mis rogativas, le digo
Ay, mis pensamientos se apartaron de
los apacibles ríos de mi corazón:

Piedra Transparente será éste, por mí, dijiste
Oo! Genechen, envíame tu aliento,
tu resollar de aire poderoso
Este va a ser cantor, dijiste, entregándome
el caballo Azul de la palabra
Hasta la Tierra de Arriba llegará en sus Sueños
confundiendo al mensajero de sus enemigos
Me oirá cuando hable desde la savia
de las plantas y de las flores
Así dijiste
Mas yo quise olvidar el consejo de las Ancianas
y de los Ancianos
por eso estoy enfermo ahora
Mis pensamientos se alejaron de los apacibles
Ríos de tu Corazón

Mírame, estoy soñando que he subido
por tus hojas
La cascada Azul de la mañana vino a mojar
mis labios con sus aguas
Subí, subí con ellas, pero me sujetó el murmullo
de los peces
Caminé luego sobre el aroma de los bosques
Después bailé. En él estaba colgado mi poder
Las buenas visiones y los buenos Sueños
lo rodeaban
Lloré entonces, lloré, abrazado por el Espíritu
de mi Canelo.
 


Volver