eytel

GUIDO EYTEL (Temuco, 1945) Poeta, cuentista y novelista. Ha desarrollado una larga y fructífera carrera literaria desde su ciudad natal. Pocos quizás sean los escritores que, como él, han recibido tantos elogios, premios literarios y otros galardones y reconocimientos escribiendo desde la provincia.
Parte de su extensa obra ha sido incluida en las siguientes antologías:  El Cuento Chileno Actual. 1950-1967. Alfonso Calderón. Ediciones Nueva Universidad (1967). Narradores Chilenos. Wolfgang A. Luchting. Horst Erlad Verlag. República Federal de Alemania (1973).  Der Man mit der Rose. Salvattori Coppola y Joachim Meinert. República Democrática Alemana (1983). Antología del Cuento Chileno. Enrique Lafourcade. Ediciones Alfa. Santiago 1985) La poesía chilena a través del soneto. David Valjalo y Antonio Campaña. Ediciones Libertarias. Madrid. España (1988). Geografía Poética de Chile, La Frontera. Editorial Antártica. Santiago. Chile (1995). El Cuento Chileno Contemporáneo. Poli Délano y Rafael Ramírez Heredia. Fondo de Cultura Económica. México.(1988)

Entre los premios literarios que ha recibido, están:
-- Mención Honrosa. Concurso Nacional de Cuentos. Diario "El Siglo" (1967).
-- Premio Especial. Concurso Nacional de Cuentos. Revista Paula (1968).
-- Tercer Premio. Concurso Nacional de Cuentos. Revista Paula 1971).
-- Mención Honrosa. Juegos Florales de Poesía. Revista Paula (1976).
-- Mención Honrosa. Poesía del Vino. Revista Paula (1977).
-- Primer Premio en Poesía y Mención Honrosa en Cuento. Concurso Nacional "Todo Hombre tiene derecho a ser Persona", Arzobispado de Santiago (1978).
-- Primero y Segundo Premio de Poesía. Juegos Literarios Gabriela Mistral. Municipalidad de Santiago (1981).
-- Primer Premio. Concurso Nacional de Cuentos. Diario La Tercera (1982).
-- Primer Premio. Concurso Nacional de Poesía Infantil. Secretaría de Relaciones Culturales (1983).
-- Tercer Premio. Concurso Nacional de Cuentos. Diario La Época (1989).
--  Primer Premio. Concurso Nacional de Cuentos Antonio Pigafetta. Universidad de Magallanes y Sociedad de Escritores de Magallanes (1993).
-- Mención Honrosa en el Concurso Nacional de Cuentos "Pasión por la Música", organizado por la Feria del Disco (1996).
-- Premio Municipal de Novela por la novela Casas en el Agua.
-- Municipalidad de Santiago (1998).  Premio Academia, de la Academia Chilena de la Lengua, por la novela Casas en el Agua (1998).

Becas otorgadas:
-- 1992. Fondo para el Desarrollo de la Cultura y de las Artes.
-- 1994. Fondo para el Desarrollo de la Cultura y de las Artes.
-- 1995. Consejo Nacional del Libro y la Lectura.
-- 1996. Fondo para el Desarrollo de la Cultura y de las Artes.
-- 1997. Consejo Nacional del Libro y la Cultura.

Ha desarrollado diversos  talleres literarios de narrativa y poesía.
Director de la revista Pluma y Pincel 1990-1991

OBRAS PUBLICADAS:

--Varias Voces para un Camino. Libro documental sobre una organización campesina mapuche.(1989) Editorial PAS- Araucanía. Santiago. Chile.
--Casas  en el  Agua. Novela. (1997) LOM Ediciones. Santiago. Chile.
--Sangre Vertió  tu  Boca. Novela. (1999) LOM Ediciones. Santiago. Chile.
 
 

SELECCIÓN

              PUMAS

  I   Veo los ojos del puma que me miran
a través de los barrotes de su jaula
veo los ojos del hombre que me miran. II Eran los pumas furiosamente bellos
cuando se sabían dueños de su patria.
Si había sol se tendían al sol y bostezaban.
Si había lluvia y viento, olfateaban sus presas en el
                                                viento.
A puro amor no más se emparejaban
en los claros de la selva de esa patria.
Brillaban al sol cuando hacían el amor bajo los
                                                robledales.
La puma pumesa se hacía brillo de oro cuando se dejaba
                                                querer
como de furia, como de fiera, como de filos.
Brillábanle los dientes y parecía que jugaba.
El puma parecía que jugaba cuando la perseguía por los altos pastizales
Era libre este pumesco amor en los años libres de la
                                                patria,
y todos éramos libres en esos años libres de la patria.
  III   Desde lo alto los vi venir. Vi cuando quemaban
las montañas. De sus fauces de metal
salían llamas y ardían los coigües, las araucarias ardían
y caían las araucarias como si fuera el cielo
que en un puro trueno se caía.

Ardía, igual que un infierno ardía la montaña.
Brasas volvíanse los robles, los alerces grandes
y ardientes estacas. Y el notro con sus flores de fuego
un fuego verdadero se tornaba.

Entonces tuvimos que escapar.
Desde ese entonces de fuego
que andamos vagando por las montañas.
 

IV   Puma tú, puma yo, puma todos
debemos defender la poca patria.
Para que nuestros cachorros beban de estos ríos y estos
                                        lagos.
Para que los cachorros de nuestros cachorros
lleguen a jugar bajo las araucarias.
  V   Mi pumesa de luz se vino a oscura
en la tan poquita patria,
en la montaña jaula que quedaba.

En las noches me la encuentro sola
echándoles sus cantos a la luna.

Mi puma pumesa, que era puro brillo,
puro salto, puro oro,
puro sol luciéndole las ancas.

Hoy la encuentro llorándole a la luna.
Cada lágrima suya es un cuchillo
que gota a gota me desangra el alma.
 

VI   Así quedamos, pura tierra seca.
Mira no más a mi pumesa echada.
Mírala no más, no tiene ojos,
no tiene ni siquiera un poquito,
ni siquiera un asomo de mirada.

Una vez al día me traen carne u agua.
Para que viva, dicen, como si vida fuera
vivir adentro de una jaula.
 

VII   Veo los ojos del hombre que me miran
a través de los barrotes de su jaula
veo los ojos del puma que me miran.
 
 

EL TIGRE SUEÑA

Sueña con ser ave migratoria.
Levanta los ojos cansados
y se le caen de envidia
al ver volar a los viajeros.

Sueña con ser ave de presa.
Aguilas, cernícalos, halcones,
quién los para?
Admira la velocidad del vuelo,
la certera embestida feroz también admira
su gallarda apostura de vigía.

Sueña el tigre sueña
con ser ave de jaula
y tener las plumas coloridas.
Sueña el tigre sueña
con su ración diaria de alpiste y de verdura.

Sueña el viejo tigre.
Y sueña el ave migratoria.
Y sueña el halcón
y el hombre sueña:
al final todos van a dar
al mismo sitio,
al final todos van a dar
al mismo sueño.
 

Volver