guerrero

ALTENOR GUERRERO ( Pitrufquén, 1917 - 1983) Poeta, cuentista y ensayista, se consagró por largo tiempo a la docencia, llevando a través de ella el espíritu del país al corazón de sus discípulos. Algo de maestro hay siempre en sus textos poéticos, se dice. Revive en sus poemas un ambiente de lluvias, caserones mojados, intemperie, bosques sumidos en interminables aguaceros. (Carlos René Correa: Poetas Chilenos del siglo XX) En otras palabras, recoge el hálito agreste y provinciano del sur de Chile, como si la tierra, el agua, el color de los cielos, le cantaran al oído. Hay en su obra un mensaje telúrico de amor a los árboles y a los pájaros, al acento y a la magia de la naturaleza.
Anota Raúl Silva Castro: La excelencia de Guerrero finca, pues, en que sed renueva de libro en libro, se desata, deja las amarras de las definiciones y busca algo distinto para paladearlo y darlo a saborear a sus lectores.

OBRAS PUBLICADAS:

--Heredad del Hombre. (1950)
--La Madera se Quema. Cuentos. (1955)
--Escritura de Pájaros. (1959)
--Canto del Recodo. (1964)
--La Mitad de la Esperanza. Cuentos. (1966)
--Fuego Defendido. (1970)
--Teófilo Cid o la razón Ardiente. Ensayo. (1970)
--Una Flauta para Lino. Cuentos. (1971)
--Hondo Sur. (1983)
 
 

SELECCIÓN

INVIERNO.

Las lluvias con su piano desolado
Nos prometen el reino del olvido.
Un túnel de sonidos es la noche
Hasta hacerse la tela del durmiente.
Innumerable dedo de la lluvia,
Canción o llanto, lengua murmurina.
Capitanes o vientos dan las voces
Para el hombre, viajero por las aguas.
En el ancho periplo del invierno
Toman barco los días provinciales.
 

RITUAL DE LA SANGRE.

Un plato de madera una mañana
La luz sobre el cuchillo.
Silenciosas las manos campesinas
Degollarán la bestia entre los árboles.
Allá, relumbre verde,
El tallo de la espiga se hace estío.
Antiguos esplendores en el bosque.
Hablan de la tierra los hombres.
El pie desnudo como un palo.
Dice el viejo:
"Ahí no más. Clavad."
Ardores ciegos manan de la vena.
El solitario devorado por su muerte.
Finísimo un celaje de culebra.
Hormigas aterradas.
El signo va y viene entre los huesos.
Desnuda la garganta.
Rojo es el color de la vida.
Ríen las mujeres deseadas
Y beben de la sangre.
Es un cuenco de dicha primordial.
El vino, que representa al sol
Distribuye las ansias del amor.


Volver