villarroel

ALDO VILLARROEL (Temuco, 1965) Poeta y pintor. Estudió Pedagogía en Castellano en la Universidad de la Frontera de Temuco. Actualmente desarrolla su labor docente en diversos colegios e institutos de la región. Su primera publicación, Arrebol, data de 1985. Buena parte de su obra poética se encuentra publicada en revistas y antologías.
En el desarrollo de su trabajo literario ha obtenido distinciones y premios, entre los que se cuentan: Primer lugar en el Concurso Internacional de Poesía Breve Andrés Sabella (Antofagasta, 1988); Mención Honrosa en el Concurso de Poesía del Sur de Chile del Diario Austral de Temuco (1990); Primer lugar en el Concurso de Poesía del Sur de Chile (I. Municipalidad de Futrono, 1991); Primer lugar en el Concurso de Poesía La Linterna de Tinta (Universidad de la Frontera, 1991).
Como pintor ha realizado exposiciones, entre las que se cuentan: Dibujo en Grafito, Semana de la Hispanidad (UFRO, 1987); Dibujos en Grafito, Carbón y Pastel (Villarrica y Temuco, 1989); Dibujo en Grafito y Pintura al Pastel (Mall Temuco - UFRO, 1994); Pintura al Pastel y Acuarela (Puerto Saavedra, 1995); Exposición de Acuarela (I. Municipalidad de Quilpué, 1996)

OBRAS PUBLICADAS:

--Arrebol. Temuco, 1985.
--Tierra de Hojas. Temuco, 1987.
--En Siete Palabras se van las Tardes. Temuco, 1997.
 
 

SELECCIÓN






EL SUICIDA

Su vida fueron veinte pisos
De la azotea un grito
Fue a romperse en el alquitrán sordomudo
Un lunes de esos
Que se acurrucan en el domingo.
Un sol de esos medio entrecerrados
Fue a mirar redondo
Desde un ojo muerto

Los autos ya no salpican ruido.
 

TOCATA PARA UNA DACTILÓGRAFA

Temuco, medianoche de la edad media.

Muy señorita mía,
tal vez me recordará
con las letras perdidas en el corrector,
al tiempo que corre en el rodillo
una partitura tamaño oficio
y se asoma usted por sus lentes
para ver pasar la cinta.
Tal vez recordará, entonces,
al rincón derecho,
le sonará un timbrecito agudo;
señal que se ha ido más
allá de sus márgenes.

A la sombra de los floreros, a doble espacio,
suelo verla frente al teclado
tocando para mí
sin hoja de copia.
 

TODO REZA IGUAL

Sin contratiempos
ni contradicciones:
la leña para cortar
y la madera para pulir;
el bien raíz y el hogar;
las diecisiete horas y las cinco de la tarde;
el alcohol y el vino francés;
el hombre en el espacio
y el que corta el pasto.

Todo versa del mismo modo,
dejándose de engaños:
Gilberto Concha y Juvencio Valle;
Norma Jean y Marilyn Monroe;
el colesterol y el beefsteak;
la muerte por congelamiento
y la nevada esperada veinte años;
el hombre de la ciudad y sus poblaciones.

Nos retratamos en un parque de diversiones,
metiendo la cabeza en el cuerpo deseado,
escogiendo las realidades
grotescas de los cartelones.
 
 


Volver