vulliaumy

LUIS VULLIAMY  (Lautaro, 1929 - 1988) Se le considera un poeta espléndido, dueño de un estilo de admirable sencillez. En su obra lírica brillan espontáneos y transparentes los elementos vernaculares. En ella fluye la naturalidad por la belleza del habla cotidiana, cruzándose con la emoción y la gracia de vivas imágenes que se hacen inolvidables para el lector. Se va convirtiendo mediante su peculiar estilo en un poeta puro, cotidiano, poseedor de un singular buen gusto, que deja brotar con naturalidad. Limpio, puro, brotado de la tierra de los mapuches, dice Hernán del Solar.
En sus últimas obras poéticas logra un dominio vigoroso de la forma y la expresión.
El tema mapuche le atrae singularmente y este interés lo expresa en sus libros Piam... y Aquella lluvia lenta.

OBRAS PUBLICADAS:

SELECCIÓN







CUANDO LA LLUVIA

Cuando la lluvia azota el liviano
cristal de mi ventana, no es la lluvia:
eres tú que me llamas.

(Por venir en el aire imaginándote revivo
la orilla donde se encuentre tu mirada
con el pardo habitante que la espera en su pupila).

Cuando el sol bajo mis pasos se tiende
en la calzada no es el sol:
eres tú que me llamas.

(Cabellera corta obscura, prendida las ideas
a tu boca son espumas de palabras,
más decidoras, cuanto más calladas).

Cuando el viento --rebelde como yo-- se aplasta
en mis pestañas, no es el viento:
eres tú que me llamas.

(Y escucho y no respondo, porque para
tu voz lejana no hay palabras...
No hay palabras para vencer la distancia que nos ata, y
liberarlas en el dulce caracol de tus oídos).
 

GIRASOL

Bajo los grandes tilos que obscurecen la plaza de tu aldea,
me esperarás de tarde o de mañana,
encogida en ti misma, apretado botón que será rosa
para derramarte en mi como cascada.

Péinate en el viento, en el cielo lávate,
enjuaga tu boca con racimos y alas;
alto como un río, frágil como el agua
flotará mi corazón en tu corriente de gracia.

Gira tu amor en la provincia,
gira tu aire de hembra enamorada, y
cuando llegue a poner mi voz sobre tu oído,
no me digas: "Yo soy y te amo".
porque sabré en tus ojos si eres la fuente que extinguirá mi llamarada.


Volver